ROSACEA

Es una afección crónica de la piel que provoca que la cara se torne de color rojo. Puede ocasionar hinchazón y úlceras cutáneas que lucen como acné. La rosácea involucra hinchazón de los vasos sanguíneos justo debajo de la piel.

Puede estar asociada con otros trastornos cutáneos (acné vulgar, seborrea) o con trastornos oculares (blefaritis, queratitis).

Causas:
  • Está entre los 30 y los 50 años de edad.
  • Es de piel clara.
  • Es mujer (los hombres con frecuencia tienen síntomas más graves).
  • Herencia familiar: que los antecedentes familiares aumenten las probabilidades de sufrir rosácea hace sospechar que la enfermedad debe tener una base genética aún no descubierta.
  • Infección cutánea: la rosácea se ha relacionado con el Demodex folliculorum, un ácaro que coloniza la piel de la cara habitualmente, pero que en las personas con la enfermedad aparece en mayor número.
  • Alteración del sistema inmunológico: las defensas celulares de nuestro cuerpo están exaltadas en los pacientes que sufren rosácea, de manera que la inflamación cutánea de la cara persiste en el tiempo y es más intensa de lo habitual.
  • Exposición a la luz del sol: la radiación ultravioleta desencadena brotes de rosácea y la empeora hasta en el 30% de los casos. El mecanismo por el que esto sucede es desconocido.
  • Aumento del flujo sanguíneo: los vasos sanguíneos de nuestro cuerpo regulan la cantidad de sangre que pasa a la piel dilatándose o contrayéndose. En el caso de la rosácea la vasodilatación vascular se descontrola, por eso se desencadena en ambientes calurosos, tras realizar ejercicio físico, al beber alcohol y al comer comidas picantes o calientes.
Síntomas:
  • Enrojecimiento de la cara.
  • Tendencia a sonrojarse o ruborizarse con facilidad.
  • Muchos vasos sanguíneos aracniformes (telangiectasia) de la cara.
  • Nariz roja (llamada nariz bulbosa).
  • Úlceras cutáneas similares al acné que pueden exudar o formar costras.
  • Sensación de ardor o de picazón en la cara.
  • Ojos irritados, llorosos, inyectados en sangre.
  • Pruebas y exámenes.
Consejos:
  • Evite la exposición al sol y utilice protector solar todos los días.
  • Evite hacer mucha actividad en clima cálido.
  • Procure reducir el estrés. Ensaye con respiración profunda, yoga u otras técnicas de relajación.
  • Limite el consumo de comidas condimentadas, el alcohol y las bebidas calientes.
  • Otros desencadenantes pueden abarcar el viento, los baños calientes, el clima frío, productos específicos para la piel, ejercicios u otros factores.
WhatsApp chat