MANCHAS CUTÁNEAS

Son alteraciones en la uniformidad del color de una determinada zona de la piel.

Las manchas en la piel son el resultado de la diferente distribución de la melanina y las células que la producen, los melanocitos.

La melanina es el pigmento que nos permite protegernos de los rayos solares, por tanto, al exponernos al sol los melanocitos segregan más melanina.

Aunque pueden existir manchas blancas o más pálidas que la piel de alrededor, o incluso rosadas o rojizas, las manchas que motivan un mayor número de consultas son las que tienen diferentes tonos de marrón.

Este color se debe habitualmente a un exceso del pigmento habitual de la piel (melanina) que puede ser debido a un crecimiento en el número de células que lo produce o, de forma más frecuente, a un aumento de la cantidad de pigmento en la zona.

Las manchas cutáneas son muy comunes después de los 40 años de edad y ocurren más a menudo en áreas que han tenido la mayor exposición al sol, como:

  • El dorso de las manos.
  • La cara.
  • Los antebrazos.
  • La frente.
  • Los hombros.
Síntomas:
  • Los nevus (lunares).
  • Las efélides (pecas).
  • Los léntigos solares.
  • Melanoma.
  • Melasma.
  • Vitiligo.
Consejos:
  • Presenta cualquier síntoma nuevo, especialmente cambios en la apariencia de una mancha cutánea. Consulta
  • Cubra su piel con prendas de vestir como sombreros, camisas de manga larga, faldas largas o pantalones.
  • Use gafas de sol para proteger los ojos.
  • Trate de evitar la exposición al sol del medio día, cuando la luz solar es más fuerte.
  • Utilice protectores solares de alta calidad que tengan un FPS (factor de protección solar) de por lo menos 30. Aplique el protector al menos media hora antes de salir al sol y aplíqueselo de nuevo con frecuencia. Utilice el protector solar también en invierno.
WhatsApp chat