RINOMODELACIÓN

La rinomodelación es la técnica adecuada para modificar el ángulo entre nariz y labio superior de forma no quirúrgica.

Este procedimiento es mucho más sencillo y rápido que la rinoplastia ya que no requiere anestesia ni quirófano.

La rinomodelación es aplicable a un 85 por ciento de los pacientes cuyas narices tienen defectos y es especialmente útil para lograr narices rectas, esconder la giba o elevar la punta alcanzando una mayor armonía facial.

  • Obtiene un perfil armónico de forma inmediata y prácticamente indolora.
  • Es especialmente útil para lograr narices rectas, esconder la giba o elevar la punta.
  • No requiere anestesia ni quirófano.
  • El procedimiento suele durar entre 20 minutos a 1 hora.
  • La cantidad de sesiones, depende de cada caso en particular.
  • Luego del tratamiento no es necesario la colocación de yesos ni los tapones nasales.
  • No requiere mayores cuidados: un paciente puede perfectamente continuar con su vida normal, porque no deja huellas, marcas ni cicatrices.
  • Prácticamente no tiene contra indicaciones.
¿Qué se trata con la rinomodelación?:
  • Corregir o igualar un pequeño desnivel.
  • Mejorar el aspecto del caballete.
  • Rellenar un dorso muy profundo.
  • Remodelar la punta de la nariz haciéndola más estética.
  • Acabar con la nariz de bruja o el perfil muy marcado.

Se aplican materiales de relleno en puntos estratégicos y los resultados consiguen ocultar defectos, obtener la modificación de los segmentos y el cambio de su relación angular obteniendo un perfil armónico de forma inmediata y prácticamente indolora.

Galería

Antes y Despúes

WhatsApp chat