ACNÉ

Se caracteriza por la aparición de lesiones en la piel como consecuencia de una foliculitis, una inflamación y posterior infección del poro folicular (orificio de salida del pelo).

Las lesiones del acné se localizan principalmente en cara (frente, mejillas y mentón), espalda, hombros y región preesternal, que son las zonas (seborreicas del cuerpo).

Se presenta principalmente en la adolescencia, debido a una interacción entre hormonas, sebo y bacterias que viven sobre la piel o dentro de ella y también en el cabello.

Durante la pubertad, aumenta la actividad de las glándulas sebáceas de la piel con producción excesiva de sebo.

¿Cómo se produce?

A menudo, el sebo seco, la piel descamada y las bacterias se acumulan en los poros de la piel formando un comedón, que impide que el sebo fluya desde los folículos pilosos atravesando los poros. Si el bloqueo es incompleto se forman puntos negros; si es completo, aparecen puntos blancos.

IMPORTANTE
  • El acné no es contagioso.
  • La tendencia a tener acné puede persistir hasta los 30 ó 40 años.
  • La suciedad no es la causa del acné, pero la suciedad y la grasa sobre la cara pueden agravar el problema.
  • Otros factores que aumentan la posibilidad de aparición del acné son los cambios hormonales, la exposición a climas extremos, tensión, piel grasa, alteraciones endocrinas, ciertos tumores, y el uso de ciertos medicamentos (tales como la cortisona, testosterona, estrógenos, y otros).
WhatsApp chat