Elegir sentirte bien
CELULITIS

Si queremos eliminar la celulitis, ante todo debemos saber contra que queremos luchar; la celulitis estética es la grasa que se deposita en las cavidades justo debajo de la superficie de la piel.  Y estos depósitos que se forman son los causantes de la apariencia de hoyuelos que conocemos como “piel de naranja”.

Algo que debemos tener en cuenta a la hora de tratar la celulitis es que esta puede ser más visible que la grasa que se encuentra a niveles más profundos del cuerpo, de modo que incluso la gente delgada puede tenerla.

La celulitis depende de tres factores centrales: la genética , las hormonas femeninas y el estilo de vida (los malos hábitos de alimentación, el sedentarismo, entre otros)

Celulitis blanda o adiposa

Este tipo de celulitis tiene un aspecto gelatinoso que se mueve al caminar, con un tacto blando y algo esponjoso.

Las áreas que más la padecen son la cara interior de los muslos, el abdomen, los glúteos y los brazos. Y aunque aumenta con la edad o al engordar, es frecuente entre mujeres de mediana edad.

Para eliminarla es conveniente perder peso lentamente y hacer ejercicios de resistencia para ganar tono muscular.

Se recomiendan los tratamientos de radiofrecuencia y electroestimulación, que drenan y reafirman, así como masajes remodelantes que ayudan a reducir la retención de líquidos.

Celulitis dura

Es común en personas jóvenes y a veces deportistas con tejidos bien tonificados. La piel se ve tersa y no cambia de aspecto al caminar. Suele estar muy localizada, en zonas como las caderas o la cara interna de las rodillas, y se pone en manifiesto al pellizcar.

Se puede deber a una mala alimentación o una mala oxigenación de la piel.

Por suerte, es de los tipos de celulitis más fáciles de tratar si se frena a tiempo.

La mesoterapia es altamente recomendable para mejorar la microcirculación, al igual que los tratamientos que despegan la piel con aparatología.

Celulitis edematosa

Esta celulitis se debe a la mala circulación y suele considerarse como las más difícil de tratar. Se localiza en muslos y rodillas, pero a veces se concentra en la parte inferior de las piernas y estas pierden un poco su forma, adquiriendo una apariencia de tubo.

La piel tiene un tacto algo esponjoso que puede llegar a ser doloroso.

En LADYWEN te realizamos un plan corporal acorde a tu caso, utilizando aparatologia de  primera que te permitira alanzar los resultados en poco tiempo.